26.1 C
Buenos Aires
26.1 C
Buenos Aires

Joan Manuel Serrat: «Vengo a despedirme de los escenarios y no de la gente»

COMPARTIR

El artista dio una conferencia de prensa antes de comenzar sus shows en Argentina, en el marco de su gira de despedida. Íntimo, el músico dijo: «El corazón me dice que esté tranquilo».

El emblemático cantautor y poeta español Joan Manuel Serrat está en Argentina para realizar un puñado de conciertos en el marco de su gira mundial de despedida «El vicio de cantar. Serrat 1965-2022».

Este miércoles, brindó una conferencia en el Teatro Astros, en Buenos Aires, previo a comenzar su último tour en el país antes de bajarse de los escenarios para siempre.

El artista se presentará el sábado 5 de noviembre en el Autódromo de Rosario y el 19, 20, 25, 26 y 29 del mismo mes en el miniestadio bonaerense Movistar Arena.

«El tiempo es muy escaso y hay que aprovecharlo», dijo el músico en la apertura de su conferencia. Y adelantó que no volverá a subirse a los escenarios tras la gira, ni aunque lo llamen sus amigos íntimos. «Siempre podemos divertirnos entre nosotros. Lo que se hizo ya está», reflexionó.

Consultado acerca de los momentos que atesora en su carrera, dijo que sería «imposible simplificarlo todo en un momento o lugar», debido a su extensa trayectoria, y agregó que cuando vuelva de visita al país recorrerá viejos lugares conocidos, ya que «los lugares valen porque han sido compartido con otros».

Serrat admitió que el día en que su amigo Joaquín Sabina se cayó del escenario fue un punto de inflexión y de quiebre: «Ahí empezó una necesidad de aclarar el futuro, de ver dónde estaba parado. Suspendimos la gira y después de eso apareció el Covid, que nos encerró en casa y nos obligó a tener relaciones y un funcionamiento distinto. Todo cambio en nuestras vidas».

Y siguió: «En mi caso, me tuvo recluido en casa, donde tengo todo lo importante. Nos cerraron todo y eso me apartó de la cotidianeidad del oficio. Vi que el tiempo se me acortaba y vi que era un buen momento para decidir sobre un futuro que no se preveía».

Además, contó cómo se siente al pisar suelo argento para decirle chau a las tablas. «Mi corazón me dice que esté tranquilo, porque él está tranquilo también. Me dice que solamente vengo a despedirme de los escenarios y no de la gente, ni del país, ni del cariño que nos ha unido», metaforizó.

Sobre la gira, comentó que «está llena de trampas», tratándose de cuestiones emotivas y reflexivas, según explicó. «Trato de no hablar demasiado de estas historias (de despedida). Hay muchas emociones a las que no quiero renunciar pero no quiero potenciar porque sino me desarmaría en los escenarios», sumó.

«Elegí el camino de la música porque me lo pasaba mejor (que yendo a la universidad), aunque no pensé que iba a llegar hasta donde estoy hoy», recordó, y reflexionó que «uno no nace enseñado sino que tiene que aprender».

Sobre su despedida, señaló que tomó la decisión de retirarse del escenario pero «no he decidido dejar de componer, de escribir, de amar, de vivir».

También contó que dejará de dar entrevistas y aseguró que no las extrañará.

Por otra parte, el español recordó a su gran amigo «El Negro» Fontanarrosa y celebró el nombramiento de la «Esquina Fontanarrosa-Serrat», en Rosario.

«Mi casa está llena de cosas del Negro: dibujos, lapiceros, libros. Los tengo muy cerca; yo sigo teniéndolo muy cerca. Es un amigo, uno de los hombres más brillantes, buenos y generosos que he podido conocer», expresó conmovido. 

Y agregó: «Su muerte fue injusta. Soportó su enfermedad con una dignidad ejemplar. Es un recuerdo agridulce».

Sobre su relación con el público argentino, eligió puntualmente la palabra «apasionado».

«Con setenta y muchos cumplidos, lo que mantengo con el público argentino es una relación muy larga, de muchas generaciones. Nos une una confianza común y las canciones», agregó.

Para finalizar su sentida charla, el artista confesó que «trata de reflejar lo que ve», para compartirlo. «Cuando regrese a mis cuarteles de invierno, volveré a sentarme y hacer algo que es fundamental: tener un sitio, un tiempo y darle a mi cuerpo disciplina para escribir», concluyó el gran poeta y músico Joan Manuel Serrat.

MAS NOTICIAS