18.1 C
Buenos Aires
18.1 C
Buenos Aires

Murió Gregorio Pérez Companc, uno de los empresarios más influyentes del país

COMPARTIR

Dueño de una de las fortunas más grandes de la Argentina, fue uno de los hombres más influyentes tanto a nivel económico, como político en el país. Falleció a los 89 años.  

El empresario Gregorio Pérez Companc, falleció este viernes a los 89 años de edad, según confirmaron desde su entorno. Padecía de un delicado estado de salud que no había trascendido públicamente, pero que lo aquejaba desde hace meses.

Fue uno de los referentes más importantes en el sector, dueño de la cuarta fortuna más grande del país, según la revista Forbes, concentraba en su holding a cientos de empresas e inversiones diversificadas en distintas áreas.

Tuvo siete hijos, tres de los cuales ahora dirigen la firma familiar, sobre todo Luis Pérez Companc, quien quedó a cargo luego del retiro del ahora fallecido. Se estima que los activos rondan los 4.200 millones de dólares.

Según relata en su libro “Los dueños de la Argentina II”, el periodista Luis Majul, “Goyo”, como se lo conocía, nació el 23 de agosto de 1934 en Buenos Aires, en el seno de una familia muy humilde compuesta por Benito Bazán y Juana Emiliana Molina, quienes decidieron darlo en adopción cuando tenía 11 años.

En ese momento fue cobijado por Margarita Companc de Pérez Acuña, y Ramón Pérez Acuña, quienes lo incorporaron a una de las familias más influyentes de la época en territorio porteño. Gregorio inició una carrera en la construcción y en la empresa familiar, sobre todo adquirió poder, luego de que sus tres hermanastros fallecerían sin dejar descendientes, primero Jorge Joaquín que murió en 1959, luego Carlos en 1977, y por último Alicia en 1992.

Lo que convirtió a Goyo en el único heredero de una de las fortunas más grandes de la época y una compañía extremadamente influyente. Su vida amorosa fue bastante escandalosa, tuvo varios hijos extramatrimoniales, tres esposas y algunos conflictos con la conducción de sus empresa, que derivaron en que tres de sus herederos adquirieran las acciones de los otros cuatro, para sostener a flote la firma.

MAS NOTICIAS