23.1 C
Buenos Aires
23.1 C
Buenos Aires

La joven ahorcada en la comisaría de Laprida, no tenía signos de consumo de alcohol, afirmó un médico

COMPARTIR

El profesional que revisó a Daiana Abregú la mañana del 5 de junio en el hospital de Laprida, luego de que fuera detenida en la vía pública y antes de que fuera alojada en una celda de la Estación de Policía Comunal de Laprida, señaló que la joven estaba «tranquila».

Un médico que revisó a Daiana Abregú antes de que la hallaran ahorcada el 5 de este mes en una comisaría de la ciudad de Laprida, a la que había sido trasladada presuntamente por causar disturbios en la calle en estado de ebriedad, dijo que no advirtió que la joven hubiera ingerido alcohol y que estaba «tranquila», declaración que ahora es analizada por la Justicia al igual que un audio incorporado a la causa que sugiere que la víctima pudo haber sido asfixiada con una bolsa en la cabeza.

Fuentes judiciales informaron a Télam que al declarar ante el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción Especializada en Denuncias de Delitos a Funcionarios Públicos y de Policías de Azul, Juan Ignacio Calonje, el médico Diego Scabuzzo dio una versión contrapuesta a la policial.

Ese profesional fue quien revisó a Abregú (26) cerca de las 7 de la mañana del 5 de junio en el hospital de Laprida, luego de que fuera detenida en la vía pública y antes de que fuera alojada en una celda de la Estación de Policía Comunal de Laprida, ubicada en Pellegrini 1480 de dicha ciudad.

«Scabuzzo, que fue el primer médico que la atendió cuando fue aprehendida, dijo que no pudo oler alcohol porque tenía barbijo y que Daiana no se encontraba agresiva, solo lloraba»

«Scabuzzo, que fue el primer médico que la atendió cuando fue aprehendida, dijo que no pudo oler alcohol porque tenía barbijo y que Daiana no se encontraba agresiva, solo lloraba», relató una fuente de la investigación.

Esta declaración se sumó como evidencia a la causa en las últimas horas, al igual que los teléfonos celulares de cuatro de los policías implicados en el hecho, que fueron secuestrados el miércoles para ser peritados, y a un audio aportado por una testigo que sugiere que a Abregú la asfixiaron con una bolsa en la cabeza.

Los voceros revelaron que ese audio fue grabado por la hija de 11 años de otro médico, identificado como Omar René Baquini, quien constató la muerte de Abregú en la dependencia policial.

En esa grabación, la hija del profesional le cuenta a unas amigas algo que escuchó sobre la muerte de Abregú y la madre de una de las niñas la aportó a la Justicia, explicaron los informantes.

«Papá trabaja en el hospital y lo que le informó el jefe es que Daiana no se ahorcó, no murió ahorcada, sino que la asfixiaron con una bolsa en la cabeza. Se dice que a la gente que está alterada o algo le ponen una bolsa en la cabeza para tranquilizarla y acá se pasaron de vuelta»

«Papá trabaja en el hospital y lo que le informó el jefe es que Daiana no se ahorcó, no murió ahorcada, sino que la asfixiaron con una bolsa en la cabeza. Se dice que a la gente que está alterada o algo le ponen una bolsa en la cabeza para tranquilizarla y acá se pasaron de vuelta y la mataron…», relata la chica por WhatsApp a dos amigas del colegio.

Si bien el audio de la menor fue incorporado a la causa, el fiscal aún no solicitó que la niña sea llamada a declarar en Cámara Gesell, lo que podría suceder en las próximas horas.

«Baquini es un médico de guardia que acudió a la comisaría cuando le avisaron de la muerte de Daiana», dijo a Télam Sergio Roldán, abogado de la familia de Abregú, quien agregó que ese profesional «hizo un informe que no cierra» acerca de las causas del fallecimiento de la joven.

La investigación por la muerte de Daiana

 Daiana fue hallada muerta, con presuntos signos de ahorcamiento con una campera, en la dependencia policial, luego de ser aprehendida cerca de las 7 de la mañana porque, según la policía, estaba alcoholizada y realizando disturbios en plena vía pública.

Los voceros añadieron que cerca de las 16 de ese día un subinspector ingresó al calabozo y la halló ahorcada, por lo que dio aviso al sistema de emergencias médicas, que arribó al lugar y, tras intentar reanimarla durante 20 minutos, confirmó su fallecimiento.

Ante ello, el fiscal solicitó muestras de ADN y análisis histopatológicos con el fin de establecer si la joven pudo haber ingerido alguna sustancia previo a su muerte.

También pidió pericias sobre el celular de Abregú y sobre la campera de la joven, para determinar la tracción efectuada sobre ella, ya que presuntamente fue utilizada en el ahorcamiento.

Finalmente, el fiscal evaluará si le tomará declaración testimonial o indagatoria a los cuatro policías implicados en la causa, quienes no están imputados sino solo sumariados por Asuntos Internos.

Uno de ellos es un policía que estaba a cargo de la vigilancia de los calabozos y los restantes son tres efectivos mujeres que estaban en la dependencia al momento del hecho.

La semana pasada, el fiscal dispuso el secuestro de los libros de la comisaría donde fue hallada muerta Daiana y las imágenes tomadas por las cámaras instaladas en las afueras de la dependencia.

Además, el representante del Ministerio Público pidió la historia clínica de Abregú y también las grabaciones de las cámaras de ese centro asistencial al que la fallecida había ingresado en oportunidades anteriores, según testigos.

Los familiares de la joven solicitan desde el inicio una nueva autopsia y que se investigue la responsabilidad policial en el hecho.

La causa está por el momento caratulada como «averiguación de causales de muerte».

MAS NOTICIAS