14.5 C
Buenos Aires
14.5 C
Buenos Aires

Se cumplieron 34 años del fallecimiento de Don Ramón

COMPARTIR

El 9 de Agosto de 1988, el actor querido y recordado mexicano que fue vecino del Chavo falleció a causa de un cáncer de estómago.

Ramón Antonio Esteban Gómez Valdés y Castillo fue uno de los actores más populares de «El Chavo del 8», el programa de televisión encabezado por Chespirito. Y este martes se cumple un nuevo aniversario de quien encarnó a Don Ramón.

La trayectoria de este comediante no sólo se resume a ser el papá de la “Chilindrina”. Tuvo diversas participaciones tanto en el cine como en televisión, entre ellas, El rey del barrio, ¡Mátenme porque me muero!, El vagabundo, Las aventuras de Pito Pérez, Corona de lágrimas, El Chanfle, Los gatilleros del diablo.

En la imagen inferior se lo ve junto a algunos familiares. Corría 1988 y el cáncer había avanzado, pero al menos en la foto alza el pulgar y sonríe.

El recuerdo fue compartido por uno de sus nietos, Miguel Valdés.

“Como pueden ver en esta foto, aún con cáncer terminal seguía sonriendo, seguía bromeando y haciendo felices a la gente a su alrededor. Este hermoso carácter hizo que gente como ustedes lo quiera hasta la fecha».

«Y es sólo gracias a ustedes que él sigue vivo cada vez que prendemos la tele, cada vez que alguien comparte un meme o una frase de ‘Monchito’, Gracias amigos los queremos muchísimo y agradecemos tanto amor”, escribió en un sentido posteo subido hace un par de años.

Ramón Valdés murió el 9 de agosto de 1988, a sus 64 años, por un cáncer de estómago. Tuvo una vida austera y feliz, con diez hijos de tres parejas distintas.

El último encuentro con Quico

 

En una de esas charlas, Carlos Villagrán, Quico, contó hace un tiempo cómo fue la última visita que le realizó a Ramón cuando este ya se encontraba delicado de salud.

“Yo tenía un compromiso para ir a trabajar a Bolivia y Perú. Lógicamente, yo sabía que estaba muy enfermo y me fui a despedir de él en el Hospital Santa Elena”, contó a Carmen Valdés.

Si bien la tristeza embargaba al actor cómico, él en todo momento trató de hacer sentir bien a su amigo. Pero aún así no logró contenerse.

“Lo vi muy delgado, le faltaba muy poco tiempo. Así que lo abracé y empecé a llorar. A lo que me dijo: ‘Ya, no llores, cachetón. Allá te espero’. Le digo: ‘¿Allá con el Señor?’. ‘No te hagas el tonto: allá abajo’, me respondió”, recordó Villagrán.

MAS NOTICIAS