23 C
Buenos Aires
23 C
Buenos Aires

El gobierno de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa reconoce que el ajuste afectará fuerte a los planes sociales

COMPARTIR

_
La AUH, Procrear, Potenciar Trabajo y todo el resto de los programas sociales tendrán un recorte mayor que jubilaciones y subsidios.
_
_

Para cumplir con el acuerdo con el FMI, Sergio Massa deberá afrontar la dura tarea de ajustar aún más el gasto público en un año electoral. Según el acuerdo, la reducción del déficit fiscal primario deberá pasar del actual 2.5% a 1.9% del Producto Bruto Interno (PBI) el año entrante.

Resulta, que en la letra del acuerdo, además de estipular el tope máximo del gasto público, el Fondo también aconseja dónde recortar. Tal como se expresa en el último staff report del organismo, el ahorro debería pasar centralmente por un nuevo recorte a los subsidios energéticos y los programas sociales. En el último caso las partidas deberían pasar de representar de 3.8% del PBI a 2.9%, lo que implica 4.3 billones menos.

«Estamos hablando de ajustar el gasto en AUH, Procrear, Potenciar Trabajo y todo el resto de los programas sociales», reconoció a Radio El Mundo un funcionario importante del gobierno.

A esto se suma el acuerdo con el FMI para que en enero este terminada la auditoría de los planes sociales. «El fin es seguir eliminando beneficiarios», agregó la fuente consultada.

Estamos hablando de recortar AUH, Procrear, Potenciar trabajo y todo el resto de los programas sociales.

Dentro de las partidas a recalibrar también se incluyen las jubilaciones y pensiones. Si bien es el ítem que se lleva la mayor parte del gasto, el ajuste previsto, cercano al 0,3% del PBI, representa en términos relativos un tercio del peso que recaerá sobre los planes sociales. 

Con estos datos también se relativiza el recorte que sufrirán las partidas destinadas a subsidios, que pasarán de 2,7% del PBI a 2,1%, lo que significa una reducción del 0.6%, lo que también resulta significativamente menor al ajuste sobre los planes sociales. 

Tanto en el Fondo como en el equipo económico reconocen que el ajuste impactará de manera negativa en el consumo privado, que se achicará «de mínima» un 0,3%. 

Es por eso que en el Palacio de Hacienda analizan un despliegue de políticas paliativas. «Estamos analizando medidas que sostengan la actividad y repunten el nivel de consumo, que serán anunciadas los primeros días de enero», adelantaron a Radio El Mundo desde el Ministerio de Economía. 

 

MAS NOTICIAS