11.2 C
Buenos Aires
11.2 C
Buenos Aires

10 malos hábitos de higiene en el sexo oral «que debes evitar»

COMPARTIR

Estos malos hábitos de higiene son muy comunes en el sexo oral, pero es mejor eliminarlos antes de que sea tarde.

Sexo oral es una práctica placentera, pero también riesgosa. Y es que, el sexo oral es un ‘vehículo’ para las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). De hecho, algunos expertos han sugerido que el aumento de casos de ETS se debe, en parte, a una mayor práctica de relaciones sexuales orales sin cuidados. En este particular, la higiene sexual tiene mucho que ver. No sólo se trata de la limpieza de los genitales, sino de seguir ciertos hábitos que ayuden a disminuir el riesgo de infección sexual. Para ello, es importante eliminar los malos hábitos de higiene en el sexo oral. He aquí los errores que muchas veces pasan desapercibidos:

No tener en cuenta la higiene bucal

Antes de tener sexo oral es muy importante ver que no tengas problemas de encías o sangrado por falta de mantenimiento bucal, ya que esto puede aumentar el riesgo de contraer una ETS. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lo dicen:

Es posible que ciertos factores puedan aumentar las probabilidades de que una persona contraiga ETS durante las relaciones sexuales orales si se expone a una pareja infectada. Por ejemplo: Tener mala salud oral, lo cual puede incluir caries, enfermedad o sangrado de las encías y cáncer oral.

No bañarse o no lavar antes los genitales

Asear los genitales es un paso básico antes de tener relaciones sexuales. No sólo para evitar una ETS, sino también para aumentar el deseo sexual. En el caso de los hombres, los médicos recomiendan lavar el pene prestando especial atención a la zona bajo el prepucio. Las mujeres deben lavar su vulva, la parte externa de los genitales femeninos.

No revisar tu cuerpo, ni el de tu pareja

Puede que parezca algo quisquilloso, pero es preferible hacerlo para evitar riesgos. El sitio especializado Mejor con Salud indica que observar secreciones inusuales o lesiones en los genitales, puede ser un indicio de que el riesgo de transmisión de una infección sexual puede ser elevado. Así que téngalo en cuenta.

Esto es básico, pero nunca está de más recordar que para prevenir las infecciones sexuales (como herpes, Virus de Papiloma Humano y más) es necesario protegerse.

 Usar un condón, un dique dental u otro método de barrera cada vez y siempre que tenga relaciones sexuales orales puede reducir el riesgo de transmitir o contraer una ETS, recuerdan los CDC.

No tener cuidado al cambiar de penetración

Esto es sumamente importante, aunque es algo a lo que muchas veces no se le presta atención, posiblemente por la emoción del momento. Sin embargo, «Cambie el condón o limpie su dedo, juguete o pene antes de cambiar de penetración anal a vaginal u oral», indica The Hetalthy.

No orinar después de recibir sexo oral

Orinar después del sexo es una gran herramienta para evitar infecciones. La revista GQ apunta que, aunque el sexo vaya a seguir y seguir, es esencial vaciar la vejiga. «De ese modo, eliminas probables bacterias que puedan colarse por el conducto urinario y provocar una infección de vejiga o próstata».

No lavar la zona íntima después del sexo

Aunque muchos creen que no es estrictamente necesario ducharse después del sexo oral, por lo menos sí es recomendable limpiar la zona íntima (aunque sea con un paño húmedo) luego de tener relaciones sexuales orales. El sitio especializado Mejor con Salud precisa que hacer esto ayudará a evitar la formación de bacterias y reducir el riesgo de cistitis.

No lavar los juguetes sexuales

Otro hábito de higiene sexual que es crucial (bien sea durante el sexo oral, sexo vaginal o sexo anal) es mantener limpios los juguetes sexuales. El medio Insider reseña lo siguiente: «Asegúrese de que los juguetes sexuales estén limpios antes de usarlos. En serio, haz esto. La mayoría de las personas no lo hacen y causa todo tipo de infecciones».

Cepillar los dientes inmediatamente

Esto parece ser una práctica muy frecuente y aunque hay opiniones encontradas al respecto, algunos expertos indican que no se debe cepillar los dientes inmediatamente después de haber tenido sexo oral.

 The Objective detalla la explicación de un especialista: «No es apropiado cepillarse los dientes inmediatamente después del sexo oral porque los pacientes están expuestos a riesgos como gonorrea, sífilis, clamidia, VIH, herpes, virus del papiloma humano, verrugas y hepatitis A, B y E», afirma el Dr. Agho Theophilus en Healthwise. 

«Esto se debe a que cuando las personas se cepillan la cavidad bucal, en ocasiones pueden tener lesiones o cortes, y estos pueden servir como canal por donde pasan las bacterias, y de ahí al torrente sanguíneo», añade.

No lavar tu boca

Lo que sí se puede hacer es lavar la boca después de tener relaciones sexuales orales y también antes de esta práctica sexual, aunque sin ser excesivos. 

De acuerdo con expertos, la sugerencia es que antes y después de darle sexo oral, uses un enjuague bucal con o sin alcohol para lavar tu boca.

MAS NOTICIAS