16.5 C
Buenos Aires
16.5 C
Buenos Aires

Tras un enfrentamiento con la policía murió Federico “Morenita” Marín, el narcotraficante correntino más peligroso de Argentina

COMPARTIR

El ministro de Seguridad de Corrientes, Buenaventura Duarte, informó que el prófugo de 37 años, con varias condenas en su haber y quien declaró como arrepentido en la causa por narcotráfico derivada de la «Operación Sapacucay», «había sido visto hace varias semanas en Itatí, por lo que las fuerzas federales estaban tras él».

El narcotraficante Federico «Morenita» Marín, quien se encontraba prófugo desde febrero último y murió en la noche del domingo en un tiroteo con fuerzas federales en la localidad correntina de Itatí, había llegado a esa provincia para visitar a su familia y, al momento del enfrentamiento, estaba con su esposa y una de sus hijas, quien increpó a los gritos a uno de los dos policías heridos, a quien acusó de haberla dejado «sin papá».

El ministro de Seguridad de Corrientes, Buenaventura Duarte, informó que el prófugo de 37años, con varias condenas en su haber y quien declaró como arrepentido en la causa por narcotráfico derivada de la llamada «Operación Sapacucay», «había sido visto hace varias semanas en Itatí, por lo que las fuerzas federales estaban tras él».

De acuerdo con el funcionario provincial, «Morenita» fue interceptado en «una zona cercana a la casa de su madre, porque visitaba en situación de prófugo a la familia».

En declaraciones a radio Sudamericana, el ministro agregó que, en el tiroteo en el que terminó muerto, «dos funcionarios federales fueron heridos con armas de fuego» y que uno ya recibió el alta médica, mientras que otro está en proceso de recuperación.

Su esposa y sus hijos, su «talón de Aquiles»

El hallazgo del Marín se produjo en la noche del domingo, cerca de las 22, en cercanías de la terminal de esa ciudad distante a 70 kilómetros de la capital provincial, «cuando se dirigía a la casa de su hermano junto a su esposa y a una de sus hijas», señalaron a Télam fuentes de la pesquisa.

El abogado Jorge Barboza, defensor de varios de los imputados por narcotráfico en la denominada causa «Sapucay», dijo a Telam que se presumía que Marín » andaba por la zona, iba y venía para visitar a su familia».

«Su esposa y sus hijos fueron su talón de Aquiles, ya en 2018, cuando se encontraba prófugo fue capturado en su casa cuando había llegado a visitarlos», recordó el letrado, quien agregó que «hay versiones de que llevaba tiempo por la zona, se cree que en costas paraguayas o en las islas y siempre armado».

Tras el tiroteo y la muerte de «Morenita» a manos de efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA), una de sus hijas increpó a uno de los efectivos heridos cuando era trasladado en una ambulancia a un hospital y lo acusó de haberla dejado «sin papá».

«Mataste a mi papá, me dejaste sin papá», se escucha gritar a la joven en un video que se hizo viral, en el que se ve cuando uno de los dos policías heridos en el tiroteo era subido a una ambulancia y el cuerpo del narco se hallaba en el su suelo.

Operativo Sapucay parte de la droga incautada en 2017 Foto Archivo

«Operativo Sapucay»: parte de la droga incautada en 2017
_
El narcotraficante Federico «Morenita» Marín, quien se encontraba prófugo desde febrero último y murió en la noche del domingo en un tiroteo con fuerzas federales en la localidad correntina de Itatí, había llegado a esa provincia para visitar a su familia y, al momento del enfrentamiento, estaba con su esposa y una de sus hijas, quien increpó a los gritos a uno de los dos policías heridos, a quien acusó de haberla dejado «sin papá».

El ministro de Seguridad de Corrientes, Buenaventura Duarte, informó que el prófugo de 37años, con varias condenas en su haber y quien declaró como arrepentido en la causa por narcotráfico derivada de la llamada «Operación Sapacucay», «había sido visto hace varias semanas en Itatí, por lo que las fuerzas federales estaban tras él».

De acuerdo con el funcionario provincial, «Morenita» fue interceptado en «una zona cercana a la casa de su madre, porque visitaba en situación de prófugo a la familia».

En declaraciones a radio Sudamericana, el ministro agregó que, en el tiroteo en el que terminó muerto, «dos funcionarios federales fueron heridos con armas de fuego» y que uno ya recibió el alta médica, mientras que otro está en proceso de recuperación.

La muerte de Marín

Marín, uno de los máximos narcotraficantes de marihuana del país, estaba prófugo desde febrero pasado, cuando violó el arresto domiciliario que cumplía en una casa del conurbano bonaerense con la excusa de ir a hacerse atender en un hospital, y nunca más regresó.

Desde el lunes de la semana pasada, dos brigadas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA que estaban tras sus pasos, una de ellas del Departamento Antisecuestros Sur y otra de la División Búsqueda de Prófugos, se hallaban en Itatí, ya que contaban con la información de que ‘Morenita’ se alojaba junto a su familia en una casa de esa ciudad correntina.

El domingo por la noche, los investigadores apostados en las inmediaciones de las calles Los Benedictinos, entre Fray Juan de Gamarra y avenida 25 de Mayo, advirtieron la llegada de un Fiat Uno blanco en el que se trasladaba «Morenita» junto a su familia, por lo que al verlo bajar del rodado se aproximaron para detenerlo.

De acuerdo a la información policial, Marín sin mediar palabra, extrajo una pistola Bersa calibre 9 milímetros y disparó contras las efectivos, quienes también tiraron.

Como consecuencia del enfrentamiento, Marín cayó muerto, mientras que dos policías -un comisario y un cabo primero- sufrieron heridas, el primero de ellos un roce de bala en el antebrazo izquierdo y el otro, dos impactos en pierna y glúteo Izquierdo, detallaron las fuentes.

Por orden del Juzgado Federal 1 de Corrientes, a cargo de Juan Carlos Vallejos, se dio intervención a Gendarmería Nacional para que trabaje en la escena del hecho y realice los peritajes de rigor y se esperan para las próximas horas los resultados de la autopsia.

El magistrado dispuso secuestrar los autos en los que se movilizaban los policías, el Fiat Uno que usaba «Morenita», las armas reglamentarias de los efectivos intervinientes y la del prófugo fallecido, al tiempo que ordenó la realización de pruebas de dermotest para todos los involucrados y Marín.

Marín había ingresado al Programa Nacional de Protección a Testigos e Imputados al ingresado tras declarar como «arrepentido» en una causa por narcotráfico, cuyos dichos fueron claves para llevar a juicio y condenar al exintendente de Itatí Natividad Roger Terán, miembros de fueras de seguridad provinciales y federales y al exjuez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila y sus secretarios.

«OPERACIÓN SAPUCAY»

«Morenita» había comenzado a ser investigado en 2015 en el marco de la denominada «Operación «Sapucay», en la que se puso el foco en una organización criminal que, con permanencia en el tiempo, ingresaba al país marihuana desde Paraguay a través de Itatí para luego distribuirla en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Chaco, Santiago del Estero y Catamarca.

Según se estableció en la causa, los cruces se hacían por el río Paraná, a la altura de Itatí, y se llegaron a transportar hasta 700 kilos de marihuana en viajes que duraban menos de cuatro minutos.

Marín fue apresado en 2018 en Itatí, aceptó una pena de 12 años de prisión en un juicio abreviado y declaró como arrepentido, por o que la Justicia le redujo la pena y estuvo preso hasta 2022, cuando le otorgaron el arresto domiciliario que violó en febrero para profugarse.

El abogado Barboza dijo que Marín «tenía aún varias causas pendientes, en Corrientes, Santiago del Estero, Tucumán» y que le esperaban, seguramente «no menos de 30 años de prisión».

MAS NOTICIAS