24.1 C
Buenos Aires
24.1 C
Buenos Aires

Pablo Alarcón planea llevar su obra callejera a Mar del Plata: «La quiero hacer en la Rambla durante el verano»

COMPARTIR

"Me salvé porque buscaban a Marabotto y los atendió Alarcón", contó el actor en la entrevista con María Laura Santillán (Franco Fafasuli)

El actor habló con Noticias Argentinas sobre las propuestas que estuvo recibiendo a raíz de la repercusión de su espectáculo en Plaza Francia, sus deseos de llevarlo a un teatro cerrado y su sueño de llegar a Hollywood.

Pablo Alarcón sorprendió a todos al ofrecer su arte en una obra callejera y revelar que a los 76 años y con una extensa carrera en teatro, cine y televisión, no estaba recibiendo propuestas laborales y había decidido salir a buscar su sustento haciendo lo que mejor sabe: actuar frente a su público sin importar en qué lugar lo hiciera. 

pablo_foto_2.jpgUna multitud se reúne los domingos en Plaza Francia.

Tras la repercusión mediática que tuvo su primera aparición en Plaza Francia con la obra «Discurso sobre la servidumbre voluntaria», el público comenzó a acercarse y también empezaron a llamarlo tanto colegas como productores, ya sea para felicitarlo por su iniciativa o para ofrecerle algún trabajo en una nueva obra de teatro, dado que no se están realizando ficciones en la televisión argentina.

Pero Alarcón ya tiene otros planes y decidió contar qué es lo que tiene pensado, durante una entrevista con Noticias Argentinas, donde explicó por qué no quiere dejar de hacer este espectáculo que tantas alegrías le está proporcionando. 

“Primero, este es mi oficio. Segundo, soy un actor que está sin trabajo. Tercero, encontré un texto que es muy apropiado para el momento político y económico que está viviendo el país”, había detallado al comenzar esta obra que mantendrá hasta mediados de octubre, junto al músico Augusto Gavilán.

pablo_foto_1_copy.jpgEl apoyo del público a Pablo Alarcón.

– ¿Seguís con tu trabajo en Plaza Francia?

– Seguimos los días domingos de 3 a 5 de la tarde, con cuatro funciones de 15 minutos cada una, a la gorra. Se junta mucha gente y es entusiasmante lo que sucede porque el público se emociona, nos sigue con mucho interés, participa y opina. Expresan lo que les pasa, cuentan, se conocen. Mi obra es de reclamo a la Justicia, a los políticos, a los gobiernos, a la gente que maneja nuestro destino de la economía, llámese político o como sea.

– ¿Te vas a presentar en otros lugares?

– Sí, voy a hacer una presentación hacia la Casa de Gobierno, otra en el Congreso y otra función en la Plaza Libertad. Todavía no sabemos cuándo serán, pero lo vamos a informar aunque no estamos buscando público, ni muchedumbre. Serán funciones simbólicas y si quieren salir los gobernantes, que salgan al balcón o que manden alcahuetes a escucharnos.

– ¿Tuviste alguna propuesta concreta a raíz de la difusión de tu espectáculo? ¿Te llamó algún productor?

– Sí, tuve propuestas. Me sugirieron que dejara la plaza para hacer teatro, pero yo de ninguna manera voy a dejar la plaza porque es una experiencia muy enriquecedora para mí. Por eso estoy armando la obra para hacerla en lugares cerrados, con una duración de 40 o 50 minutos. También tengo propuestas para hacer comedias, me ofrecieron hacer ‘Monólogos del culo’, pero no me gustó mucho el título entonces dije que no, que muchas gracias. Estoy a la espera de nuevos proyectos.

– ¿Qué te gustaría hacer?

– Me gustaría ir a Mar del Plata a hacer «Discurso sobre la servidumbre voluntaria» en la Rambla y me encantaría que me llamen de Hollywood y ganar plata. Yo he hecho de todo, estamos como en una época de guerra, hay que hacer todo (hizo «teatro delivery» durante la pandemia, iba a los domicilios para cocinar y actuar). Así eduqué a mis dos hijas. Ella son profesionales y hacen de todo.

– ¿Algún colega te sorprendió con su actitud ya sea para bien o para mal?

– Me mandan muchos mensajes de alegría. Me llegan mensajes de muchos colegas que estaban deprimidos y me dijeron ‘gracias Pablo, sos un ejemplo’. Todos coincidimos en que estamos hartos de la corrupción, hartos de que nos afanen. Y nos queremos hacer oír.

MAS NOTICIAS