14.4 C
Buenos Aires
14.4 C
Buenos Aires

El delincuente y militante K que atacó al presidente Milei declaró que estaba “borracho” y negó sus vínculos con el kirchnerismo

COMPARTIR

El forajido kirchnerista Gastón Mercanzini, detenido por arrojar una botella a Javier Milei, se presentó en el juzgado de Ariel Lijo y sostuvo que no quiso “lastimar a nadie”.

El militante kirchnerista Gastón Mercanzini detenido por lanzar una botella contra el presidente Javier Milei, compareció ante el juez Ariel Lijo admitiendo estar ebrio durante el incidente. “Quiero pedirle disculpas al Presidente y a su hermana. No quise lastimar a nadie, no tuve ninguna intención de hacerlo”, sostuvo.

En su declaración, Mercanzini se disculpó con Milei, su hermana, el custodio herido y sus familias. Sin embargo, de manera insólita, intentó desvincularse de la política, afirmando que las fotos con líderes kirchneristas, como Rodolfo Tailhade y Sergio Massa, eran producto de la casualidad.

“Yo no tengo militancia política, las fotos que aparecieron en los medios con dirigentes políticos me las saqué de cholulo, ni me conocen ellos a mí”, dijo el acusado en el marco de su declaración indagatoria.

Incluso se dio a conocer su vínculo con el exministro de Cultura Tristán Bauer, a quien hasta había contactado para compartir actividades en Entre Ríos, cuando ocupaba un cargo político en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Sin embargo, ahora Mercanzini niega todo.

“No quise atentar contra el Presidente, todo indica que sí, (pero) si lo hubiera querido hacer me ponía gorra y barbijo. No medí las consecuencias, (tengo) bronca por todo lo que pasa, y todo lo que me pasa a mí”, afirmó el detenido en su indagatoria ante el juez federal Lijo y el fiscal Carlos Rívolo.

El detenido relató su versión de los hechos, indicando que, bajo los efectos del alcohol, lanzó la botella porque estaba “dolido” con Milei por reivindicar la convertibilidad. Afirmó que no midió las consecuencias y mencionó que, tras el acto, discutió con personas que presenciaron la agresión.

“Hice unos metros más y personas que me vieron me empezaron a increpar y me alcanzaron y me pegan, me pegan y caigo al piso, me pegan patadas y ahí me dan un palazo en la cabeza, me roban la mochila y ensangrentado me ayudaron a pararme, esto fue después de que la policía me largó, de ahí me fui al hospital”, describió.

“Cuando vi en Crónica que me buscaba Interpol dije ´al otro día me entrego´. Mi abogado oficial de Entre Ríos me dijo que me entregue”, sostuvo el hombre, quien remarcó: “Lo único que quiero es pedir disculpas por lo que hice y donde esté detenido voy a pedir asistencia psicológica”.

El forajido K sobre como llego a tirar un botellazo a la comitiva del Presidente, intentó justificar: “Estaba dolido al escuchar que para el presidente electo el plan de convertibilidad era bueno, me afectó mucho eso. Escuchar en la plaza que la gente aplaudía que estamos mal pero que la vamos a pasar peor, que los Falcon verdes…”. Y agregó: “Yo no veía donde estaba el auto, solo los gorritos de los granaderos. Agarré y tiré esa botella sin ver si le pegaba a alguien o donde estaba específicamente el Presidente, la tiré para esa zona. Me arrepiento, nunca hice una cosa así”.

 

MAS NOTICIAS