12 C
Buenos Aires
12 C
Buenos Aires

Haití es tomada por terroristas: «Renunció el Presidente y el país queda en manos de un líder narco»

COMPARTIR

Llegó el fin de Haití como lo conocemos, mientras narcoterroristas toman el poder en Puerto Príncipe, la capital del país. Miles de inocentes huyen mientras las bandas armadas siembran el terror.

La situación actual de Haití es crítica. Mientras el mundo ve cada vez más golpes de Estado y gobiernos dictatoriales, el caso del país caribeño es exactamente el opuesto: un Estado fallido, en el que se ha perdido el imperio de la ley y rige la anarquía del narcoterrorismo.

El crimen organizado en pandillas y bandas narco buscan hace años hacerse con el poder empleando la fuerza bruta, lo cual junto a las crisis económicas, sociales y sanitarias que nunca fueron solucionadas llevaron a que sea el país más pobre del mundo.

Dieron un primer paso el pasado 7 de julio del año 2021, cuando un grupo de sicarios entró al Palacio Nacional y asesinó al entonces presidente Jovenel Moïse. Tomó el control del país el primer ministro Ariel Henry, que representaba otra línea interna dentro del oficialismo.

Muchos creían que Henry había negociado con los narcos el asesinato de Moïse para acceder al poder, y que por eso podría frenar la violencia pandillera, pero ocurrió lo contrario. El Estado haitiano terminó de colapsar en estos últimos dos años y medio, hasta que finalmente el propio Henry dimitió y se exilió del país.

Ayuda internacional

La salida de Henry y el miedo que tienen otros políticos de tomar el liderazgo del país llevó a que Estados Unidos, Francia y países vecinos del Caribe formen un consejo de transición para gobernar el país de alguna manera hasta que se resuelva la crisis institucional que atraviesa Haití.

Las principales bandas criminales han decidido formar un frente en común, liderado por «Barbecue», un sanguinario líder narco, para tomar control de Puerto Príncipe, la capital del país, y para convertirse en una fuerza política legítima y poder sentarse a negociar directamente con este consejo internacional.

La ayuda internacional primero vino de la mano de Kenya que encabeza un despliegue de 1.000 soldados kenianos con el fin de alcanzar la paz. Luego la ayuda de la ONU llegó varios meses más tarde con una fuerza multinacional para apoyo a la policía local, también llevaron a cabo una investigación que demostró el financiamiento de algunos expresidentes haitianos, a las bandas terroristas. Uno de los principales acusados fue Michel Martelly, quien presidió el país entre los años 2011 y 2016.

Este mes, las bandas centraron sus ataques en penitenciarias liberando unos 3.600 reclusos, que luego se dirigieron al palacio presidencial para derrocar del poder a Henry. El ahora expresidente intentó establecer un toque de queda y sacar a las fuerzas a las calles, pero ya era muy tarde, y finalmente dimitió.

Haití se convirtió en un perfecto ejemplo de Estado fallido. La falta de una política dura en contra de la delincuencia y una economía socialista que nunca se pudo recuperar del terremoto del año 2010 fueron la receta perfecta para el colapso de la sociedad.

La situación actual del país es insostenible, hay un total de 362 mil ciudadanos desplazados por la violencia que se vive en ese territorio. Esta cifra no parece asombrar a nadie, pero teniendo en cuenta que poseen una población total es de alrededor de 500.000, estamos hablando de que más del 70% de la población está huyendo del conflicto.

MAS NOTICIAS