25.4 C
Buenos Aires
25.4 C
Buenos Aires

La reveladora carta de una hermana del matón y testaferro de Coqui Capitanich, Emerenciano Sena; «Si Marcela habla se hunden los tres»

COMPARTIR

La frase la escribió Marcelina en una carta que quiso entregarle en la comisaría donde está preso el líder piquetero.

«Muchos políticos corruptos hoy a mi hermano lo quieren enterrar». Apenas detuvieron al líder piquetero Emerenciano Sena por la desaparición de su nuera, Cecilia Strzyzowski, su hermana Marcelina salió a defenderlo públicamente.

La mujer quedó en el centro de la polémica por estas horas cuando lo fue a visitar a la comisaría 3ra. de Resistencia, en el Chaco, adonde intentó pasarle dos cartas y pastillas.

«Eme, (Ricardo) Osuna (por el abogado de César) tiene todo bajo control, necesitamos que Marcela (Acuña) no haga ningún tipo de declaración. Si Marcela declara, se hunden los tres. Esas fueron sus palabras, también me comentó que puede llegar a haber un posible arreglo con una jueza de garantías de la fiscalía 3», escribió en una de ellas, según Diario Norte.

Y agregó: «Otra cosa, me dijo que empieces hacer show, que hagas bajar tu azúcar, así apuramos más tu domiciliaria. No tienen nada. Están esperando los resultados de ADN, mientras no conviene ningún tipo de declaración. Si llegara a dar positivo, ahí conviene su declaración porque si lo hace ahora ella ni nadie, va a poder agregar más ni un tipo de declaración».

En la otra carta, expresó: «Me dijo (Osuna) que si fuera tu abogado, ya ustedes estarían afuera». Luego le dejó escrito el número de teléfono del letrado y apuntó: «Llamalo y si querés poder cambiar de defensor, pero vos tenés que pedir haciendo una nota al fiscal».

El abogado de Emerenciano Sena es Juan Carlos Saife, quien le dijo a Diario Chaco que está evaluando si continúa siendo su defensor: «No he tomado ninguna decisión todavía. Lo estoy analizando y lo voy a hablar con mi defendido y tomaré una decisión al respecto».

Las autoridades de la comisaría no le permitieron a Marcelina visitar a Emerenciano, quien está acusado, al igual que su esposa, Marcela Acuña (51), por «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas en calidad de co-autor».

Además, su hijo, César Sena (19), fue imputado de «homicidio triplemente agravado por el vínculo, por el concurso premeditado de dos o más personas y por haberse realizado en un contexto de violencia de género».

Por «encubrimiento agravado» permanecen detenidos cuatro colaboradores del clan Sena: el chofer José Gustavo Obregón (42), su esposa, Fabiana González (36), el casero del campo Gustavo Melgarejo (29) y su pareja, Griselda Reinoso (42).

Tras la filtración de las cartas, Jorge Cáceres Olivera, integrante del Equipo Fiscal Especial (EFE) a cargo de la investigación, dispuso su secuestro.

En una de las misivas anteriores, que escribió Acuña en prisión, había pedido la domiciliaria para su marido porque padece diabetes.

Cecilia fue vista por última vez a las 9.16 de la mañana del 2 de junio último, cuando una cámara de seguridad registró su ingreso en compañía de su marido, a la casa de sus suegros, en la calle Santa María de Oro 1460, de Resistencia.

Según la resolución de los fiscales, Cecilia fue asesinada entre las 12.13 y las 13.01 en una de las habitaciones de la casa aparentemente por estrangulamiento en momentos en que se hallaba junto a César, Emerenciano y Acuña.

Su cuerpo fue luego trasladado por Obregón y César Sena envuelto en una frazada a bordo de una camioneta hasta la chanchería, propiedad de los principales imputados, donde fue calcinada.

Finalmente, sus restos fueron esparcidos en distintos sectores, entre ellos junto a una de las márgenes del Río Tragadero, que linda con la chanchería de los Sena.

MAS NOTICIAS