10.2 C
Buenos Aires
10.2 C
Buenos Aires

El papa Francisco autorizó la beatificación del cardenal argentino Eduardo Francisco Pironio

COMPARTIR

El decreto establece la aprobación del milagro que realizó el religioso sobre la curación de un bebé de 15 meses que estaba en coma. 

El papa Francisco autorizó la beatificación del cardenal argentino Eduardo Francisco Pironio, nacido en la Ciudad de 9 de Julio y fallecido en 1998. El decreto establece la aprobación del milagro que realizó el religioso sobre la curación de un bebé de 15 meses que estaba en coma. 

El Sumo Pontífice firmó el decreto donde indica que el cardenal será proclamado beato por «haber llevado una vida cristianamente ejemplar, digna de ser recordada».

La Agencia Católica Argentina (ACA) atribuye su beatificación por el milagro que realizó sobre un bebé de 15 meses que estaba en coma y sus papás rezaron ante una estampita del religioso argentino. 

Eduardo Francisco Pironio nació el 3 de diciembre de 1920 en la localidad argentina de 9 de Julio y murió el 5 de febrero de 1998 en Roma. 

En su velorio, el papa Juan Pablo II expresó su admiración por su gran aportación a las «celebraciones de las Jornadas mundiales de la juventud y la gran ayuda que le dio durante ministerio».

Sus restos luego fueron repatriados a la ciudad de Luján.

Quién fue el cardenal Eduardo Francisco Pironio

El religioso es el menor de 23 hijos y desde chico supo que quería integrar la Iglesia. Completó sus estudios eclesiásticos en el seminario de la archidiócesis de La Plata y obtuvo la licenciatura en teología en la Pontificia Universidad Angelicum de Roma.

El 5 de diciembre de 1943 fue proclamado sacerdote y durante su extensa vida también fue profesor, rector del seminario de Buenos Aires y hasta decano de la facultad de teología de la Universidad Católica Argentina (UCA).

Además, fue nombrado obispo auxiliar de la archidiócesis de La Plata, obispo de Mar del Plata y presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM).

En 1975 el papa Pablo VI lo llamó para que sea prefecto de la Congregación para los Religiosos y luego Juan Pablo II lo nombró Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos.

MAS NOTICIAS