12 C
Buenos Aires
12 C
Buenos Aires

Chau parásitos de La Cámpora y subversivos del SiPreBA: El Gobierno de Milei cerró Télam, la agencia estatal de noticias K que administraba la pauta y monopolizaba a la prensa

COMPARTIR

El interventor designado por el presidente Javier Milei ordenó el cierre del medio de comunicación público que se creó en dictadura y monopolizó a la prensa por 80 años.

Durante el discurso de la 142° Apertura de las Sesiones Ordinarias en el Congreso de la Nación, el presidente Javier Milei anunció la intención de cerrar Télam. Si bien en su disertación no mencionó para cuándo se haría el cierre, la medida de fuerza se realizó a primera hora del primer día hábil después de sus palabras.

En la madrugada de este lunes, después de las 00 horas, se le ordenó a la Policía de la Ciudad que vallara la sede de la agencia estatal, situada en Bolívar 531, impidiendo cualquier intento por parte de los trabajadores de resistir el cierre de esta institución.

Por su parte, los empleados de Télam fueron notificados a través de un correo electrónico que sus funciones serían suspendidaspor un periodo de siete días. Este plazo, que comenzó a contar desde el domingo, fue oficializado mediante la firma del interventor Diego Chaher, quien tiene la orden directa del presidente Milei de cerrar.

Este intento no es nuevo, ya que años atrás, Hernán Lombardi, quien encabezaba el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos durante el gobierno de Mauricio Macri, también buscó llevar a cabo esta medida, pero diversas circunstancias lo impidieron.

Sobre la libertad de prensa y Télam

En todos los regímenes antidemocráticos, existe un mecanismo de censura destinado a imponer una agenda mediática que persiga la uniformidad informativa. Desde sus inicios en la época del GOU, Télam ha difundido programas y segmentos televisivos no con la intención de informar, sino de cumplir con las directrices de gobiernos o regímenes militares.

Ejemplos recientes incluyen el dibujo animado «Paka Paka», que presenta una versión sesgada de la historia, programas con lenguaje inclusivo y la banalización de la Guerra de Malvinas.

Además, la falta de transparencia de Télam, incumpliendo el Artículo 42 de la Ley de Ética Pública, prohíbe la inclusión de nombres, símbolos o imágenes que supongan promoción personal de autoridades o funcionarios públicos. Este fenómeno se refleja en diversos canales de comunicación, desde periódicos impresos hasta redes sociales, y abarca desde carteles institucionales hasta anuncios televisivos que pasan por alto las normativas éticas establecidas.

En uno de los episodios emblemáticos de Zamba destinado al adoctrinamiento de los jóvenes, se expone una falta total de respeto hacia un prócer de la historia, como lo fue Sarmiento. El ex presidente es representado de manera histérica, banalizando su vida y riéndose literalmente de sus actitudes y logros en la promoción de la educación. Para comprender la gravedad de esta situación, basta con observar el siguiente video, evidenciando así el impacto negativo de este programa.

 

 

Motivos económicos:

En el año 2023, las cifras revelaron ingresos operativos de $12.288 millones de pesos, frente a gastos de 18.023 millones de pesos, generando un déficit anual de $5.735 millones de pesos (equivalentes a $15,7 millones de pesos por día).

Con 27 corresponsalías y 700 empleados, se subraya que los medios más beneficiados obtuvieron ingresos por $700 millones de pesos en concepto de pauta oficial, siendo Clarín, Grupo América, entre otros, los principales favorecidos. Se sumó un componente inquietante para las elecciones de 2023: la inyección de dinero en medios digitales, como Meta y X, con el propósito de censurar y limitar la visibilidad de contenidos liberales.

Motivos históricos:

Fundada por el GOU con el objetivo de controlar el flujo informativo en el país (detalle disponible en el artículo mencionado previamente), Télam estuvo inicialmente bajo la dependencia directa de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) durante la administración de Perón.

Posteriormente, Onganía la promulgó como Sociedad del Estado, y durante el kirchnerismo, se utilizó de manera coercitiva, persiguiendo, presionando y amenazando a aquellos que se oponían al régimen, tal como se evidencia en programas como 678.

En resumen, podría considerarse que la mejor opción para preservar la democracia es cerrar Télam. No existe espacio para un monopolio estatal de la información o las noticias en una democracia. Hoy, 4 de marzo de 2024, el deseo y anhelo por la libertad de expresión finalmente se ha materializado.

MAS NOTICIAS