16.5 C
Buenos Aires
16.5 C
Buenos Aires

Tres infusiones que debés evitar si tenés gastritis

COMPARTIR

Cuáles se sugieren no tomar y cuáles sí en caso de padecer molestias estomacales.

La gastritis es una inflamación del revestimiento del estómago por un debilitamiento o lesión del revestimiento que lo protege. Esto desencadena una respuesta inflamatoria que, aunque a veces es asintomática, suele provocar ardor estomacal, náuseas, indigestión e inapetencia.

Mientras que algunas infusiones pueden ayudar a calmar los síntomas, otras pueden empeorar el ardor estomacal, la irritación de la mucosa gástrica y el malestar asociado por su su acidez o contenido de compuestos irritantes, estimulantes o picantes. Estas son tres de ellas.

1. Café

El motivo principal por el cual se desaconseja es su abundante aporte de cafeína. Según la variedad, cada taza de 200 mililitros puede contener entre 90 y 130 miligramos de cafeína.

En el estómago, esta sustancia hace que las células parietales produzcan más cantidad de ácido clorhídrico. Y si bien esto puede ayudar a una buena digestión en personas sanas, en la gastritis incrementa la irritación de la mucosa gástrica. No es que la cafeína en sí provoque la gastritis, sino que su consumo puede agravar los síntomas debido al aumento de la acidez en el estómago.

2. Té negro

Las opiniones respecto a sus efectos están divididas. Por un lado, se argumenta que su contenido de cafeína empeora los síntomas, ya que estimula un aumento del ácido gástrico. Se estima que cada taza de 236 mililitros contiene entre 61 y 112 miligramos de cafeína.

No obstante, estudios en animales sugieren que los flavonoides que contiene le confieren efectos protectores contra las úlceras gástricas, además de brindar un efecto antiinflamatorio y protector sobre la mucosa gástrica.

Se requieren estudios más amplios en humanos para determinar si puede tener efectos gastroprotectores. Por ahora, la recomendación es evitar su ingesta durante los episodios de gastritis. Se puede considerar su consumo en los periodos de remisión de los síntomas, aunque con moderación.

3. Infusión de pimienta de cayena

Las especias picantes como ésta tienden a causar un aumento en la producción de ácido del estómago. Cuando el revestimiento estomacal está irritado, dicho aumento de acidez puede empeorar malestares como la sensación de ardor y la dispepsia.

Ahora bien, cierta evidencia sugiere que la capsaicina – principal compuesto activo de la cayena – tiene un efecto protector sobre la mucosa gástrica al modular la inflamación e inhibir el crecimiento de H. Pilory, la bacteria que causa la gastritis.

Sin embargo, no hay evidencias de que se produzcan estos mismos efectos al usar la especia como infusión. Por el contrario, hay quienes reportan que esta bebida puede incrementar el dolor y el malestar.

No hay suficiente literatura científica sobre las infusiones que hay que evitar en caso de gastritis. Ahora bien, algunas están desaconsejadas porque se elaboran con especias o plantas cuya ingesta puede resultar irritante para la mucosa gástrica. Bajo este argumento, otras opciones que es mejor evitar en el contexto de la dieta para la gastritis son:

– Anís

– Eneldo

– Comino

– Mostaza

– Nuez moscada

– Pimienta negra

– Té verde y otras variedades de té obtenidas de la planta Camellia sinensis

Las infusiones de estas plantas no causan gastritis, ni detonan las crisis de la enfermedad; evitar su consumo es solo una medida preventiva. En su lugar, se pueden probar otras más ligeras y digestivas que sí han mostrado tener efectos beneficiosos.

Si bien no curan la enfermedad, pueden ayudar a obtener un alivio temporal de síntomas como la hinchazón y el ardor estomacal. De todas formas, es recomendable consultar previamente con un especialista, quien será el encargado de indicarte si podés consumirlas, en qué cantidad y por cuánto tiempo. Sobre todo si padecés de alguna condición de salud, estás embarazada o lactando.

Entre las recomendadas están:

– Manzanilla: tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la irritación del revestimiento estomacal. En sistemas de medicina holística suele emplearse para calmar el ardor estomacal, mejorar el apetito y reducir la dispepsia.

– Jengibre: tiene potencial como agente gastroprotector. Ha exhibido efectos antiulcerativos, antiinflamatorios y antibacterianos (inhibe el crecimiento de H. pylori, asociada a la gastritis).

– Salvia: sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes le confieren efectos gastroprotectores.

– Malva: valorada por su potencial antiinflamatorio, antimicrobiano y cicatrizante. Tiene un efecto calmante que ayuda a reducir la irritación y la acidez estomacal.

– Regaliz: actúa como demulcente, es decir, ejerce una acción protectora local sobre las membranas mucosas. Puede disminuir el ardor estomacal, la pesadez y la indigestión.

– Melisa: sus compuestos polifenólicos están asociados a sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y gastroprotectoras. Se recomienda para calmar los espasmos digestivos, el ardor estomacal, los gases y la hinchazón.

– Boldo: algunos de sus fitoconstituyentes, como los alcaloides y los flavonoides, se asocian al control de la acidez estomacal. De ahí su uso tradicional como complemento para la gastritis.

Para preparar estas infusiones, verté una cucharada de la planta de tu elección (5 gramos) en una taza de agua hirviendo (250 mililitros). Dejá reposar la bebida 10 minutos, pasala por un colador y consumila a temperatura templada. Se recomienda no consumir más de dos tazas al día.

MAS NOTICIAS